Martha, música para el recuerdo

MARTHA. MÚSICA PARA EL RECUERDO. Fernando Navarro.
66 rpm edicions, 2015. 269 págs.




Vaya por delante que no suelo leer novelas y este libro lo es. Su editor, Alfred Crespo, me la recomendó, y por eso de que la música tenía parte importante en ella le hice caso. En teoría iba a encontrarme con el modo en que a través de las peripecias vitales de los protagonistas, sobre todo en la adolescencia y primera juventud, el autor trae a escena la música de su generación. Como la generación de Fernando Navarro no es la mía y mi interés por lo que sucede a las pandillas se agotó con "Grease", no se daban las circunstancias propicias para que me dejara huella. Pero no, éste es un libro que hay que leer y que te llega hondo. Y no hay que leerlo porque hable de música: este libro es música y además música que emociona. La historia de Javi y Marta es en sí una canción triste que se anuncia en el primer capítulo, penetra todo el libro, y se desborda magistralmente en su final. Una historia de amor y de oportunidades perdidas, de amistad o qué se yo qué ("lo nuestro es raro y bonito", llega a decir Marta) y de pasión por la música. Porque como descubre el protagonista en ese bar llamado "La Farmacia" (llamado así porque las canciones curan el alma): "supe que una simple canción podía esconder lugares imposibles y extraordinarios, que se visitaban con la imaginación pero que podían ser más reales que los números y las lecciones que aprendía en el colegio". Está dicho todo.

Van Morrison, viaje a Caledonia

VAN MORRISON. VIAJE A CALEDONIA. Isabel López y Miguel López.
Espiral, 2005 (2ª edición revisada). 382 págs.

Han pasado 11 años desde la primera edición de este libro, tiempo suficiente para que, en esta edad de vértigo, podamos considerarlo un clásico. Para esa apreciación sirven varios argumentos. Uno, que por el relato que hace de la vida y obra de Van Morrison es una obra de referencia, de consulta, que permite volver a ella cuantas veces quieras. Dos, que ese viaje en busca de la música y de los misterios del alma que emprendió en su juventud el genial irlandés posiblemente terminó al mismo tiempo que se cerró la edición del libro, por más que siga publicando discos que nos gustan y ofreciendo conciertos año tras año en los que no baja el listón. Y tres, que está muy bien escrito, cualidad sin la que difícilmente podríamos considerar “Viaje a Caledonia” un clásico y que reconforta en estos tiempos en los que nos creemos que todos sabemos escribir y en los que el lenguaje urgente de los blogs lo contamina todo. Sí, Miguel López ha demostrado en más de una ocasión que domina la palabra escrita de la mejor manera, es decir, sin que se note, y mención aparte merece el trabajo de su hermana Isabel, coautora del libro, trasladando a nuestra lengua algunos de los textos más hermosos de las canciones de Van Morrison. Para tenerlo en tu casa, cerca del equipo de música.
http://www.viajeacaledonia.com/index.htm

Johnny Cash, apocalipsis y redención

JOHNNY CASH, APOCALIPSIS Y REDENCIÓN. Eduardo Izquierdo.
Efe Eme. 2015. 174 págs.


Hay libros que parecen estar hechos para leerlos en vacaciones, en tu hamaca preferida; otros piden la noche, el invierno, el batín. No sé por qué los libros de Eduardo Izquierdo son libros de tren, al menos para mí: ya es la segunda vez que me pasa, que disfruto su lectura viajando de una ciudad a otra. En este caso además tiene una conexión con una de las temáticas de Cash y del libro, pero diría que eso es lo de menos. Tiene que ver más con esa escritura ágil y esa estructura de capítulos de pocas páginas, algo que siempre se agradece y que te adentra en el personaje y te hace no soltarlo. Porque John R. Cash, el hombre de negro, es mucho más que eso, y algo más también que lo que Hollywood nos contó hace unos años. Simplificando podríamos tomar prestado del título y decir que fue alguien que se entregó tozudamente al apocalipsis y buscó con obstinación redimirse. Pero ya digo, eso es simplificar, como también lo sería reducir su vida a su relación feliz o infeliz con June Carter, por importante que realmente fue. Hay mucho más en esa permanente bajada a los infiernos y posterior búsqueda de la luz. Eduardo Izquierdo hace un retrato profundo del artista y del hombre, y para ello elige un interesante punto de vista, el de sus discos conceptuales (y hay que decir que sale vivo del jardín de definir cuándo un disco es conceptual). De ese modo, vida y obra no quedan separadas sino que tienden a ser una sola cosa. No digo más, hay que leerlo, es imprescindible.

Espíritus en la oscuridad

ESPÍRITUS EN LA OSCURIDAD. VIAJE A LA ERA SOUL. Andreu Cunill.
66 rpm edicions. 2014. 253 págs.


Es éste un libro fascinante y complejo. Es un libro que te emborracha de soul y en el que no tienen cabida Aretha Franklin ni Otis Redding ni Wilson Pickett ni Sam & Dave ni Sam Cooke ni Ray Charles, ni...ni...ni... Y si ocasionalmente se menciona a Marvin Gaye  es ¡como baterista! "Espíritus en la oscuridad" es a la vez dos cosas: un recorrido geográfico por la música soul, documentado y ameno, y un catálogo de joyas escondidas de la discografía de los años 60 y 70. Esa intención, que constituye el grueso del libro, justifica su acertado título y es también la perdición del lector. Confieso que me he decidido a hablar de él y recomendarlo sin haber leído más que los dos primeros capítulos, los llamados "La Costa Este" y "El Norte", pero es que veo que esto se alarga. Lo empecé cuando me lo trajeron los Reyes Magos y aún estoy así. Porque casi a cada página hay un disco desconocido para mí que no me queda más remedio que buscar y escuchar antes de seguir adelante. Porque Andreu Cunill no te deja opción. Si te dice, por ejemplo, que Marie Quennie Lyons (ésa es otra, de algunos artistas quizá no hayas ni oído hablar) es "una de las estrellas más inconmensurables que nunca dio la música negra", ¿vas a dejar de buscar su disco de 1970 "Soul fever"? Así no hay quien acabe, lo que sin duda es un valor más de este libro, que te puede acompañar mucho tiempo, guiándote, haciéndote descubrir una enormidad de música que no merece quedar en el olvido. 

Imposible vivir así

IMPOSIBLE VIVIR ASÍ. Enrique López y Miguel López.
Edición de los autores. 2014. 182 págs.



“Todo sobre el adiós de The Band y la película más musical de Martin Scorsese”, dice el subtítulo en portada. Esperas encontrar, por tanto, dos cosas: el qué pasó realmente para que The Band dijera adiós, y el cómo se gestó y filmó la película (o documental, ¿dónde está la frontera?) que da testimonio de ese adiós. Pero es más que eso, es un viaje de ida y vuelta entre el último vals de The Band y un sentimiento antiguo y perdurable que anidó en muchos de nosotros en un tiempo ya lejano, un viaje que te lleva página tras página a revivir esas emociones que brotaron el día en que, por primera vez, viste en la gran pantalla a Robbie Robertson preguntando “¿todavía estáis ahí?”. Todo eso vuelve leyendo el adiós de The Band, que es quizá un símbolo de muchas otras cosas, de un mundo que ya no existe, aunque algunos de sus protagonistas, no todos, todavía estén con nosotros. “Imposible vivir así” se alimenta de tal modo de la esencia de “The last waltz” que se superpone a ella y del mismo modo que Scorsese entreveraba cortes del concierto con entrevistas que retrataban el alma de los músicos, Miguel López intercala en su comentario de la película detalles biográficos y anécdotas que, sin romper el ritmo de la narración, ilustran a cada uno de los que por allí aparecen, y son muchos. Con el buen gusto además de no ahondar más de lo necesario en las rencillas y discrepancias habidas entre unos y otros, de mantener una elegante neutralidad, porque al fin y al cabo, ¿hay alguien que tenga toda la razón? “Imposible vivir así”, al igual que lo era “The last waltz” es, ante todo una celebración. Y cuando te vas a dar cuenta has terminado el libro y estás leyendo la respuesta a la pregunta de Robertson: sí, Robbie, han pasado 40 años y muchos todavía seguimos aquí. E irremediablemente, no importa si la viste hace poco, te vas a la estantería y sacas de su estuche la película, una vez más.

Bob Dylan, la trilogía del tiempo y el amor

BOB DYLAN, LA TRILOGÍA DEL TIEMPO Y EL AMOR. Eduardo Izquierdo.
66 rpm. 2014. 171 págs.

Me leí este libro en un par de viajes en tren. La primera vez, claro. Porque no te puedes quedar ahí. Aunque te sepas todas las canciones de esta trilogía dylaniana compuesta por "Time out of mind", "Love and theft" y "Modern times" (y sus correspondientes descartes incluidos en "Tell tale signs"), no te basta con tenerlas en mente cuando lees el libro. Tienes que escucharlas de nuevo. Porque Eduardo Izquierdo te interpela, te da su punto de vista, y como todo buen libro que habla de las canciones que te gustan (y de las que te gustan menos, que siempre las hay) te hace volver a ellas. Y siempre descubres algo. Pero no es éste un libro que se limite a eso. Escribir 150 páginas sobre las canciones de tres discos (o cuatro) sería un ejercicio heroico de profundización en cada una de ellas. Aquí hay mucho más. Están las reflexiones sobre las supuestas trilogías de Dylan, ese concepto que a veces parece tan natural y otras tan artificial, y la pregunta de si es ésta realmente una trilogía, cosa que ya sabemos que Dylan siempre ha negado. Y está también esa interesantísimo planteamiento sobre lo que fue y lo que pudo haber sido "Time out of mind", el pulso entre Lanois y Dylan y la oculta venganza que late en "Tell tale signs". Y por si fuera poco, y ya que el autor se mueve por todo el espacio dylaniano de esos años, tampoco falta un acercamiento a lo que fue el programa de radio de Bob Dylan, "Theme Time Radio Hour". Muchas cosas y muy bien contadas.

Escuchando a Dylan

ESCUCHANDO A DYLAN. Juan J. Vicedo.
Círculo Rojo. 2013. 207 págs.

De él dijo Eduardo Izquierdo en Ruta 66 que cumple con creces el objetivo de refrescar la carrera de Dylan desde el inicio hasta la actualidad, recuperar discos que podías tener olvidados, y es una oportunidad de oro para que aquéllos que no se han acercado nunca al bardo y deseen hacerlo con una guía, puedan descubrir a base de breves capítulos su extensa discografía. Por su parte, David Morán, en Rockdeluxe, mencionó que los textos son impecables y divulgativos, sin afán enciclopédico ni necesidad de sentar cátedra. Y Eduardo Herrero, en su sitio En casa del Herrero, lo describió como una ventana a lo que las canciones del maestro pellizcan en cada uno. Engancha y se acaba convirtiendo en un libro de consulta permanente, un libro diferente a todo lo que se ha escrito sobre Bob, escribió Héctor Neira en el blog La mansión en la Colina, y su carácter de libro - travesía fue resaltado en algunos titulares de las páginas culturales de la prensa diaria:. Viaje literario por Bob Dylan (Diario Información, Alicante) o viaje al universo de Bob Dylan (La Nueva España, Asturias).
Nada puedo añadir, y además no soy imparcial, pero no voy a ocultar que me encanta que lo hayan dicho. Cuando me embarqué en esta aventura no sabía si tenía sentido compartir mi experiencia de escuchar a Dylan. Ahora sé que lo tiene.